Levante la mano si usted quiere ser millonario!

Sé que la mayoría de los que visitan este sitio web subirán ambas manos inmediatamente. Mientras que algunos nunca las pondrían en alto, tal vez sintiendo que tener mucho dinero no es bueno; porque les han dicho que quienes tienen mucho dinero son codiciosos, egoístas y malas personas. Y también habrá quienes sienten que sería bueno tener dinero, pero no tanto como para poner las manos en alto.

Pero bueno, la verdad es que si todavía no ha puesto su mano arriba, lo más probable es que nunca vaya a ver o crear las oportunidades que le traerán suficiente dinero a su vida, ni tampoco sabrá apreciar a quienes tienen dinero de sobra. 
Levanten la mano los millonarios

Nacimos para crear y soñar, por lo que nunca debemos dejar de soñar ni dejar a un lado el deseo de tener abundancia en nuestras vidas. Cuando negamos la abundancia, viviremos la vida mirando a los demás pensando, si tuviera…, me hubiera gustado hacer esto.., o me habría podido comprar esto otro…

Todos fuimos creados para vivir en abundancia. Ninguno para vivir en la pobreza, y aunque hayamos nacido en ella, si prestamos atención, veremos que las circunstancias y experiencias de la vida nos mostrarán que no tenemos por qué permanecer siempre en ese lugar, y aceptar que la abundancia es un derecho de todos. 

Es frustrante ver a los que tienen grandes sueños de lo que harían si tuvieran dinero, pero nunca trabajan por conseguir el dinero para hacerlos realidad. Odian a las personas que tienen dinero. Y también tienen la tendencia a creer que sólo las personas malas tienen dinero.

Por mi parte he encontrado que las personas que más dan, son las que más dinero tienen, trabajan duro y dan más. 

De los ricos, al igual que las noticias, lo único que se oye son cosas malas; casi nunca se escuchan reconocimientos por el bien que hacen al mundo.

Muchos millonarios comenzaron sin un centavo en el bolsillo, pero cuando alguien llegó y les dijo metafóricamente: “Levante la mano si usted quiere ser millonario”, la levantaron de inmediato. No me malinterprete, probablemente en ese momento no sabían si iban a lograrlo, es posible que incluso tuvieran un montón de deudas, pero al poner las manos en alto, en ese momento tomaron una decisión. Al elevar sus manos manifestando querer ser millonarios, abrieron sus mentes y le dijeron sí a sus sueños, a su visión y a todo lo bueno que la vida les podía traer; y no sólo dijeron que sí, sino que también se tomaron la responsabilidad de empezar a hacer lo necesario para lograrlo.

Cuando uno habla con millonarios y llega a conocerlos bien, le dirán que sus sueños no son sólo suyos. Ellos le dirán que si no hubiera sido por todo el dinero que fluyó a través de ellos, otras personas habrían sufrido y no hubieran podido alcanzar sus propios sueños.

Ya sea que usted haya levantado su mano o no, lo animo a analizar su mente y abrirle paso a estas ideas, por su bien. No se limite a dejar que sus sueños se llenen de polvo, a causa de la falta de dinero. Piense que fue Dios quien creó esos sueños, para que pueda utilizarlos para mostrarle a los demás, todas sus capacidades. Corra tras ellos, sienta el amor, la realización, la inspiración y lo bien que se siente ver sus sueños hechos realidad. Después de todo, si Dios pudo plantar esos sueños, significa que usted los puede lograr. Ánimo! Confíe en sus capacidades. Y vaya tras esos sueños!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ser Rico, sin darse cuenta

¿Cómo Atraer Dinero rápidamente?

Cómo Atraer Riqueza con 3 sencillos consejos